En memoria del 'Niño de Oro'


La nostalgia rodea al sevillismo cada 17 de julio. Un domingo por esta época, pero en 2011, falleció para muchos el mejor jugador de la historia del Sevilla FC, Juan Arza, a los 88 años. El niño dorado, clasificatorio que le dio Patrick O’Connell, fue y es uno de los jugadores históricos del club, el único jugador del Sevilla que también logró la ‘Pichichi ‘ (28 goles en 29 partidos Liga en la temporada 1954/55) y que jugó, nada más y nada menos, de 16 temporadas en el equipo nervionense, desde 1943 hasta 1959, y disputó 349 partidos de Liga en los que marcó 182 goles. También disputó 62 partidos más en la Copa de España (24 goles) y cinco en la Copa de Europa.

Juan Arza, navarro, llegó a Sevilla con 20 años procedente de Málaga, de donde procedía el equipo de su ciudad natal, Estella, procedente del CD Izarra. En su debut liguero, ante el Sabadell, marcó tres goles. Vivió una de las épocas doradas del club sevillano, con la que ganó su única Liga (1946) y una Copa de España (1948), siendo subcampeón en ambos torneos, dos veces en Liga (1951 y 1957) y una en la Copa (1955).

Juan Arza, en su etapa como jugador del Sevilla FC.
Juan Arza, en su etapa como jugador del Sevilla FC.

Juan Arza, “lo intransferible”

Entre 1953 y 1957 el Estellés fue entrenado por Helenio Herrera, quien le otorgó franjas de estrella absoluta. Fue tentado en varias ocasiones por Real Madrid y Barcelona, pero para el entonces presidente, Ramón Sánchez Pizjuán, Arza siempre fue “Lo intransferible”.

Arza no solo brilló como jugador del Sevilla. También fue entrenador, gerente y delegado del equipo. Tras colgar las botas, fue homenajeado en un partido amistoso entre los veteranos del Sevilla y el Barcelona de su amigo Kubala, al que asistieron más de 30.000 aficionados sevillistas.

Tras su etapa como futbolista, entrenó al Celta de Vigo, Cádiz, Deportivo de la Coruña y Sevilla FC, esto en diferentes etapas, acudiendo al equipo cuando atravesaban dificultades en la clasificación liguera. Ocupó también el cargo de Delegado de Sevilla, en los años 80 y 90. El 23 de junio de 2009 se le otorgó el primer “Babero de leyenda” otorgado por el Sevilla FC, siendo así homenajeado su número 8.



Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba