Opinión sobre el Sevilla FC, que aspira al título de Liga 14 años después


‘LaLiga en la que nadie creyó’ es el titular de un capítulo de uno de los últimos volúmenes de referencia de la cada vez más extensa literatura escrita por y para él Sevilla FC. El periodista Paco Cepeda lo escribió en 2019 y se llama así: ‘No rendirse nunca. El club que aprendió a ganar ‘, de Editorial Samarcanda.

Esa Liga 2006/07 continúa y seguirá en la memoria del Sevilla. ¿Y si las penales dictadas por Iturralde, y si el triple tortico empatara que nunca favorecería al FC Barcelona, que si la derrota en Tarragona con el Nastic del cedido Makukula (que no jugó por esos cláusulas de mierda felizmente desaparecido) …

Eso fue un Sevilla FC y un sevillismo ojiplático aún por lo que vivía desde aquel 10 de mayo de 2006 en Eindhoven. Una Copa de la UEFA y una Supercopa de Europa ya estaban contemplando a ese equipo que no había tocado dinero durante décadas y se estaba mareando con los que no tienen tiempo para intentarlo todo.

Tras la jornada 33, el Sevilla quedó a cuatro puntos del Barça, que era líder, ya dos puntos del Real Madrid, que se proclamó campeón gracias a Reyes. Precisamente, perdió en el Santiago Bernabéu aquella jornada 33, con un arbitraje de los habituales sospechosos de Chamartín, perpetrado por Pérez Burrull. Tenía 61 puntos, nueve menos que ahora, y el colchón con el quinto puesto era solo seis. Y lo que es más, diez días después, iba a Glasgow para jugar su segunda final de la Copa de la UEFA Y mes y medio después acabaría la temporada, precisamente en el Bernabéu, en la final de la Copa del Rey. La afición nervioniana se frotó los ojos al ver a su equipo en tantos frentes y todo se consideró bueno. Por supuesto que no.

Han pasado 14 años y ha llegado el momento en que el sevillismo, muchas veces incrédulo pero siempre con un soplo de fe, anhelaba desde entonces.. Algún año volvería a ocurrir, aunque parecía imposible. Y está sucediendo ahora. A menos de un mes del final de LaLiga y 75 años después de la victoria en Les Corts en 1946. Con sutiles diferencias respecto a aquella última vez.

Hoy, el Sevilla FC ya se ha acostumbrado a ganar. Desde aquel 10 de mayo de 2006, la plata entra por kilos en las vitrinas Ramón Sánchez-Pizjuán. Ese año Juande Ramos hizo la primera clasificación de la historia para la Liga de Campeones de la UEFA en su formato actual, que por sí solo fue un premio gordo, especialmente después de las decepciones de las dos temporadas anteriores. Ahora, la octava clasificación ya está finalizada, y el escudo nervionense es un habitual en los sorteos tras disputar cinco de las últimas siete ediciones.

Los jugadores del Sevilla FC celebran el gol de Ocampos ante el Granada (Foto: Kiko Hurtado).
Los jugadores del Sevilla FC celebran el gol de Ocampos ante el Granada (Foto: Kiko Hurtado).

Ahora, El Sevilla sí cree fervientemente en sí mismo. Y el sevillismo en sus santos encabezado por Monchi y Lopetegui. No tiene nada que perder ni otros asuntos en los que entretenerse, ha mirado muchas veces a la cara a todos sus rivales, ganando títulos ante sus narices, y además la plantilla está totalmente implicada y comprometida. Pese al discurso conservador de Lopetegui -lo está haciendo bien, así que no cambies- a En-Nesyri le falta que quiere ganar LaLiga, a Suso que ni sabía que ya habían certificado la posición de Champions u Ocampos que ahora las piernas van solas .

Ahora, el Sevilla sí cree fervientemente en sí mismo. Y el sevillismo en sus santos encabezado por Monchi y Lopetegui. No tiene nada que perder ni otros asuntos que entretenerse, ha mirado muchas veces a la cara a todos sus rivales, ganando títulos ante sus narices.

Y es verdad, Sevilla vuela. Llega al sprint final por detrás, con sensación de frescura a pesar del enorme esfuerzo de un año muy duro, y con la convicción de seguir ganando todos los partidos, porque cada vez que la pelota empieza a rodar demuestra su superioridad a quien se pone delante. de él.

Como si todo esto fuera poco El señorial desempeño institucional ante la aberración de la Superliga ‘florentina’ lo ha convertido en el Robin Hood del fútbol español, e incluso en Europa se venera la posición de un club que no sería nada sin su tradición.. Casi todos los amantes del fútbol que durante dos días temieron que su amor por el fútbol fuera vendido a la piratería hoy se vuelven para los nervionenses. Han pasado 14 años y el Sevilla está de nuevo. Y este Sevilla sí cree.

1 comentario

Enviar comentario





Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba