“No hacemos ruido, pero sabemos que la posibilidad la vamos a tener”



El potro, sin perder el ánimo, se afianza en su fútbol. Pero Lucas Ariel Ocampos (7-11-1994, Quilmes, Argentina) Todavía tiene ADN de sangre pura. Ha pasado la temporada de la explosión y el futbolista se queda, con mayúsculas. Está entendiendo mejor el fútbol, ​​por dentro y por fuera, y está inmerso en un sueño que tiene despierto a todo el sevillismo … El de poder ser campeón de Liga. El futbolista que asombró a Europa y que se convirtió en el ojo derecho de Messi en la selección gana en madurez y promete más alegrías a la afición.

-Qué temporada …



– Una temporada atípica de nuevo por el hecho de que no hay público, no hay gente, la esencia del fútbol no está ahí, pero bueno, una temporada muy ocupada, una temporada muy bonita para nosotros y en este momento estamos disfrutando. es mucho.

– Me refería sobre todo a la experiencia del equipo. Muchas emociones. En agosto la Europa League, peleando con el Bayern, ahora peleando por el título … cosas que cuando fichó por el Sevilla ni siquiera imaginaba.

-Sí, como te dije, fue un año muy extraño en el sentido de que por momentos recuerdo que estábamos en una situación en la que perdimos tres juegos seguidos, que estábamos un poco mal, para nosotros y en la tabla. , y ahora nos encontramos en una parte de la fase final en la que quedan cinco finales y estamos luchando por cosas muy grandes como lo hicimos todo el campeonato.

“Pero también fue un poco normal”. Las dos malas rachas han coincidido con los dos partidos de Liga con el Barça y con los duelos de Champions (Chelsea y Dortmund). Al final son fuertes rivales y el nivel de rendimiento se resiente.

-Sí, es un poco eso y además este año no paró, tuvimos dos semanas o menos de vacaciones, muy poco para poder desconectar y volvimos a tener la Supercopa de Europa. Entonces empezamos el torneo y hasta hoy se siguió todo, se jugaron muchos partidos juntos, durante la semana, no tuvimos descanso, pero, bueno, es la parte de esta profesión, de este raro momento que nos toca a todos, y nos Supo adaptarse, que era lo principal. Supimos superar la adversidad. Sabíamos que íbamos a tener malas rachas y lo hicimos, pero el equipo supo responder y hoy estamos disfrutando mucho.

–Obtener la clasificación matemática para la Champions League, con cinco días de antelación, con una diferencia de 20 puntos …

“Eso muestra las ambiciones que todos tenemos”. El club, los jugadores, el compromiso que hicimos durante todo el año y, nada, cumplimos el objetivo que teníamos durante todo el año, lo que queríamos cuando empezamos la Liga, clasificarnos para la Champions por segundo año consecutivo, ser regulares en esta competencia. Lo logramos y ahora me queda la parte más bonita, que es disfrutar y hacer todo con más facilidad.

– ¿Por qué dijo Lopetegui que “ahora estamos embarazadas”? ¿Algún código interno?

– (risas). No, el entrenador dice muchos dichos. No sé cómo dicen aquí en España … dichos. Y siempre lo decía. “Estamos embarazadas, estamos medio embarazadas”, y bueno, ya dijiste “estamos embarazadas” seguro. Quería decir que ya estamos en la recta final y que tenemos muchas ganas de emocionarnos.

-Es un desafío histórico, el Sevilla hace 75 años ganó su único título. El Madrid tiene un partido de Champions, el Atlético y el Barça se van a enfrentar, hay que ir al Madrid … Todos dicen que el que menos presión tiene es el Sevilla, el que menos tiene que perder …

– Personalmente, y creo que hablo por todos porque estoy en el vestuario y sé lo que piensan mis compañeros, vamos a ir día a día, como llevamos haciendo varios meses. Hemos estado trabajando tranquilamente y hoy nos encontramos ahí con posibilidad de pelear hasta hoy, quedan cinco fechas y sabemos que cada partido va a ser complicado. Cada juego nos dará puntos, nos pondrá ahí arriba o no. O se acaba el sueño. Os digo que todos estamos pensando en el partido de Bilbao, que va a ser un partido muy duro. Jugamos contra ellos y sabemos qué tipo de equipo son. Sabemos que venció al Atlético hace unos días. Pero, como les dije, nuestra ilusión y nuestra parte están ahí. No empezamos a decir: bueno, vamos a ser campeones. Vamos a luchar, vamos día a día, vamos a hacer lo que hicimos hasta hoy. Tranquilo, sin hacer mucho ruido y con muchas ganas. Seguro que tendremos la posibilidad, pero decirte que vamos a ser campeones es complicado porque es cierto que tenemos equipos muy grandes en lo más alto. Hay equipos que son muy fuertes, el Barcelona es muy bueno, el Atlético ha sido el primero en todo el año, el Madrid es el Madrid… pero lo vamos a luchar, lo vamos a intentar con mucha ilusión y muchas ganas. No nos vamos a creer menos ni más que los demás, pero la ilusión y el deseo están ahí.

– ¿Le temes a ese factor externo que siempre está ahí cuando hablas de los grandes? El aparato mediático, la presión sobre los árbitros … ¿Puede el Sevilla luchar con eso?

-Nerd. Si pensamos en eso … Eso es algo que no podemos manejar. Lo que sí podemos manejar es lo que podemos hacer en el campo, que es jugar, hacerlo como lo hemos hecho hasta el día de hoy y, sobre todo, creer. Siempre digo que este equipo tiene mucha fe en sí mismo, creemos mucho en nosotros mismos y vamos a ir paso a paso. Paso a paso, emocionándonos cada minuto, cada partido, y seguramente la gente estará tan emocionada como nosotros de poder hacer grandes cosas.

Un Ocampos diferente

– Personalmente, la temporada ha sido un poco extraña para Ocampos. Lesiones, paros … El año pasado fue líder, en esto tiene otro rol.

-Sí. Fue un año con muchos altibajos, con muchos partidos en las piernas también que, lo creas o no, para un jugador tan físico como yo, acostumbrado a jugar 60 o 70 partidos por temporada, sufría en ese momento. Pero bueno, ahora me encuentro muy bien, mi tobillo está perfecto y entreno todos los días a pleno rendimiento para no perderme este tramo final de temporada, que sin duda será la etapa más importante.

-No le gustará mucho, imagino, que le recuerden el penalti del Barcelona. Sería un gran placer quitarles la espina en la jornada de Madrid.

“Si te digo la verdad, no”. Ya lo dejé atrás. Si te digo que no me dolió, te estoy mintiendo porque los días posteriores al partido del Barcelona estaba intacto pero estaba enojado, con algo que me decía que había fallado y que nunca me había pasado desde que llegué. en Sevilla. Pero lo superé y ya lo dejé atrás. Creo que ahora lo que queda es ganar y no me importa quién marca los goles, quién es la figura del equipo o del juego. Lo que me interesa es que podamos cumplir el objetivo como grupo. Sé el tipo de jugador que soy, lo que puedo dar, no necesito demostrarle nada a nadie y así me gusta.

– Quizás esta temporada ha explotado menos su potencia porque ha jugado muchos partidos prácticamente como delantero, sobre todo en casa. En ataque estático las alas abren al equipo y hay que esperar como delantero con Luuk (De Jong) o Youssef (En-Nesyri).

– Podría ser, sí, por supuesto. También jugué muchos partidos por la izquierda, es cierto que durante muchos momentos por la derecha me siento más cómodo, pero bueno, ya hace un año que estoy jugando en esa posición y me estoy acostumbrando. Pero como te dije, fue un año peculiar, aunque si tengo que ponerlo en la balanza lo pongo en el lado positivo, porque creo que sigo mejorando en muchas cosas. Es cierto que encontré menos el arco este año, pero creo que aporté muchas cosas al equipo que el año pasado no pude. Y nada, lo que me queda es seguir mejorando y esperar lo que nos deparen estas cinco fechas.

– Quizás el año pasado fue un poco el factor sorpresa, no lo conocían para nada por aquí.

– Sí, también es cierto que entraron todas las bolas que ahora golpearon el palo. Pero son años, son momentos, son rachas y así lo tomo. Es cierto que hay momentos en los que me da mucha rabia porque después de marcar tantos goles y en algún momento pasan cinco o seis partidos y no marco un gol y me desespero un poco. Quiero marcar más goles, pero lo voy a conseguir y seguro que la experiencia me ayudará.

-Sí, al menos lo han dejado más tranquilo este año con los rumores de interés de otros equipos …

-Sí. Es parte del fútbol. Cuando estás en un momento en el que haces goles y todo es muy colorido, siempre hablas de palos y cosas, pero yo siempre soy igual. Tanto cuando se habla como cuando no se habla, no escucho. Sé cómo es el ambiente del fútbol, ​​no voy a mentir, pero vivo con tranquilidad. No cuando hablas bien ni cuando hablas mal, ni cuando dicen que voy a un club gigante o que ni siquiera puedo jugar en el Sevilla… Sé que es parte del juego, hay que jugarlo y tú hay que saber vivir con ello.

–Argentina en Sevilla cotiza al alza. Acuña ya se ha asentado y el Papu, tras un periodo de aclimatación, está dejando su huella.

-Sí, el Huevo está consolidado en el equipo, está tranquilo, hace lo suyo … ya sabemos cómo es, cómo es su juego … El Papu es cierto que llegar a una liga no es fácil y cambia el estilo cuesta un poco. Estaba acostumbrado a su equipo, viene a una nueva liga, pero ya creo que se ve mucho más relajado, mucho más creativo y lo disfrutamos. Sobre todo a mí, que me dio el pase el otro día para marcar el gol, así que estoy contento.

–Para terminar, todos esperamos que vuelva la normalidad, que la afición vuelva a los estadios y que se pueda disfrutar. Hay compañeros tuyos que todavía no conocen a la afición del Sevilla.

-Si solo. El otro día estuve hablando de eso con mi esposa, espero poder volver en los últimos juegos algo, alguna gente. No con todos, pero con algo de audiencia. Personalmente lo extraño mucho porque el fútbol para mí sin gente es raro. Cuando eres un niño, sueñas con jugar con un estadio lleno. Es obvio que no se puede por la pandemia y que hay que cuidarse, es comprensible, pero también se echa mucho de menos, pero espero que poco a poco volvamos un poco a la normalidad que teníamos. antes de.

– El sueño total sería en el último partido ante el Alavés, con parte de la afición y celebrando el título.

-Es el sueño de cualquiera y no cerramos la puerta a nada. Trabajamos y si eso sucede seguramente será un sueño para cualquiera.

– ¿Algún tipo de apuesta que tenga que ver con la peluquería?

“No, no … nada todavía.” Cuando nos acercamos hablamos de esas cosas.



Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba