La calma que sólo Monchi puede dar



En un mes, el 9 de agosto, el Sevilla arrancará la semana previa a la Liga. Si algo ha ganado la estructura del campeonato liguero en medio de la crisis del coronavirus es orden y previsión y desde hace unos días el cuerpo técnico ya sabe que la salida está fijada para la jornada de la Virgen de los Reyes, a las 22 : 00. El 15 de agosto no habrá procesión pero sí fútbol, ​​con público más que probable. Y un mes antes, todo sigue casi como en mayo.

El pantano en el mercado es tremendo, excepto por los movimientos estelares de los pocos potentados que pueden permitírselo. El Inter, campeón de la Serie A, lamenta haber tenido que vender Achraf, por 60 millones de euros, al PSG, que ayer oficializó el fichaje libre pero absolutamente prohibitivo de Sergio Ramos. El Manchester United fichó a Jadon Sancho y se mueve por Varane. Y en Sevilla, en cambio, Lopetegui sigue viendo las mismas caras que hace mes y medio, además de algún futbolista con el que realmente no tiene. Nuestro pan en la mayoría de clubes.



El miércoles, los futbolistas sevillistas que no tenían compromisos internacionales tras la Liga volvieron a la ciudad deportiva, donde Lopetegui y Monchi les recibieron con la mejor de sus sonrisas. “Os doy la bienvenida a todos, aunque ya lo he hecho especialmente. Espero que las vacaciones hayan sido lo mejor posible. Tenemos una temporada muy emocionante por delante y estoy seguro de que todo saldrá como queremos ”, dijo brevemente el director general deportivo del Sevilla.

El primero que espera que así sea es Lopetegui, por delante de una afición que, en este momento, espera nombres y novedades y encuentra como respuesta el eco del vacío. Pero frente a ese pantano y ese silencio administrativo, a falta de refuerzos, está la calma que transmite Monchi por el merecido aval tras años y años de éxito continuado.

Sin embargo, la realidad es la que es y al cuerpo técnico del Sevilla le gustaría tener, cuanto antes, los miembros con los que trabajará durante la nueva temporada, y hacerlo en pretemporada, sobre todo para los nuevos, porque la columna vertebral, en este tercer año, ya está bien establecido.

Ayer fue la segunda jornada de entrenamientos y Lopetegui apenas cuenta con una quincena de jugadores del primer equipo a su mando, más los nueve canteranos que comenzarán la pretemporada. Tanta presencia de juveniles responde a dos factores: el seguimiento lógico de los valores emergentes y la pura y simple necesidad de ocupar roles en los entrenamientos.

Del primer equipo solo quedan Dmitrovic, Javi Díaz, Jesús Navas, Pozo, Rekik, Sergi Gómez, Gnagnon; Fernando, Joan Jordán, Rakitic, Óliver Torres, Óscar Rodríguez, Suso, Rony Lopes e Idrissi. Y de ellos hay más de un futbolista, y dos, que realmente no cuenta para Lopetegui. Es decir, hasta la semana que viene no se suman Ocampos, Bono Munir y En-Nesyri –Koundé y De Jong tendrán un poco más de margen– en realidad el guipuzcoano trabaja con una decena de futbolistas válidos. Algunos llegan a tiempo de probar cosas. Mientras tanto, Monchi intenta calmarse.



Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba