El Villarreal hace historia y jugará la final de la Liga Europa (0-0)



Tenía que ser con suspenso y con ayuda de los palos, pero el Villarreal de Unai Emery jugará la final de la Europa League tras resistir en Londres (0-0) los ataques del Arsenal y los dos disparos a los postes de Pierre-Emerick Aubameyang.

El ‘Submarino Amarillo’, tras cuatro intentos en el pasado para acceder a una final europea, consiguió el gol en un ejercicio de resistencia en Londres, haciendo bien el 2-1 en la ida y donde el Arsenal atacaba con puro corazón y tocaba el pase con una volea y un cabezazo de Aubameyang repelido por los postes.



La suerte que les faltó a los amarillos para que entrara ese penalti de Riquelme en 2006, se alió con ellos para evitar que los gaboneses entierren el año de Emery.

El Arsenal aprendió poco de la salida del Villarreal en el partido de ida. Esta vez los hombres de Arteta mantuvieron la puerta a cero, pero no fue porque el ‘Submarino Amarillo’ no lo intentó. Samuel Chukwueze fue el que más lo intentó, con un disparo roscado que obligó a Leno a extender la mano con la mano cambiada.

El Villarreal mantuvo el ritmo, pero poco a poco dejó de crear ocasiones y la temprana lesión del delantero nigeriano, que tuvo que marcharse en camilla, les quitó combustible en ataque.

Fue el Arsenal ganando en cuerpo, que empezó a inclinarse hacia la portería de Rulli y rozó el gol en una volea bien ejecutada por Pierre-Emerick Aubameyang, pero en la que encontró un poste.

No hubo ocasiones para encender la mecha y el resto sirvió como llama. Se partió en dos, como si fuera una prolongación y como si los dos equipos necesitaran el gol, cuando el Villarreal estaba más clasificado a medida que pasaban los minutos.

La necesidad apremiaba para el Arsenal, que hizo un arreón tras salir del vestuario y estuvo a punto de encontrar el premio con un disparo desviado de Pepé y con un fallo de Rulli que dejó el balón muerto en el área para Smith-Rowe. El joven mediocampista no tenía puntería.

Al igual que Martin Odegaard no tuvo el día. Salió en el minuto 66 sin haber afectado el partido. El partido se convirtió en una patata caliente en la que ambos equipos pasaron el dominio. Tenía contra el Villarreal para rematar, pero Gerard Moreno no estaba bien. Sosteniendo rematado un servicio de pieza fija. Asintió de nuevo, a la derecha de Rulli, infartando al seguidor amarillo.

Y peor fue cuando terminó una carrera de alas de Bellerín con Aubameyang rematando con la cabeza y encontrándose de nuevo con el palo. Su segundo tropiezo con la madera. El último.

El Villarreal aguantó lo mejor que pudo, con más nervios que cualquier otra cosa, sabiendo que su temporada estaba decidida en el césped londinense, mientras el Arsenal miraba al abismo de un nuevo año sin Europa. Y esa oscuridad lo envolvió. Resistió la defensa del Villarreal, que acabó exhausta en el campo y consiguió lo que toda la afición amarilla había esperado desde aquella primera semifinal perdida en 2004 ante el Valencia.

El Villarreal marchará a Gdansk por el primer título europeo y allí espera otro inglés, el Manchester United.

Ficha de datos:

0 – Arsenal: Tronco; Bellerín (Nketiah, c. 91), Holding, Marí, Tierney (Willian, c. 80); Odegaard (Martinelli, c. 66), Smith-Rowe, Thomas; Saka, Pepé y Aubameyang (Lacazette, c. 79).

0 – Villarreal: Rulli; Pedraza (Moreno, c. 91), Torres, Albiol, Gaspar; Trigueros, Coquelin, Parejo; Chukwueze (Pino, m.29 (Gómez, m.91)), Alcácer (Bacca, m.72) y Moreno.

Árbitro: Slavko Vincic (SVK) amonestó a Nketiah (m.92) por parte de los locales y a Pino (m.86) por parte de los visitantes.

Incidentes: Partido de vuelta de las semifinales de la Europa League disputado en el Emirates Stadium (Londres) a puerta cerrada.



Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba