El Sevilla Atlético logra su meta a lo grande ante el Linense (3-1)



El fútbol quita unos tiempos y da otros. De esta forma se equilibran las trayectorias y el trabajo bien hecho, y así el Sevilla Atlético consiguió un gol por el que, al inicio de temporada, no peleó, pero que tuvo varios minutos en el saco hasta que el desafortunado resultado de la fase regular. Todo esto se olvidó con el gran triunfo del filial sobre Balompédica Linense, que no vino a pasear a la ciudad deportiva sevillana, ni mucho menos: se rompió el partido en medio del linense zafarrancho, cuando se olió la trágica eliminatoria, gracias a un inconmensurable contador del juvenil Juanlu.

Era el minuto 72 y con ese gol, fruto de la fuerza, la fe y también la fortuna, el atacante sevillano hizo justicia a un equipo que no se hubiera vuelto a merecer tan mal sabor de boca. 20 minutos antes, Alomerovic había disparado al larguero, pero la fortuna se unió al filial del Sevilla, que siguió mandando en el marcador gracias al gol inicial de Pedro Ortiz. Finalmente, el recién liberado Nacho Quintana presionó al central Mikel Fernández, robó el balón y batió fríamente a Nacho Miras para traer la tranquilidad final. Ya no importaba que el Córdoba ganara al Cádiz B o que Coulibaly marcara en el minuto 88.



El Sevilla Atlético salió al césped del Estadio Jesús Navas, ante su familia y canteranos, dispuesto a ser el dueño de su destino. Dependió de sí mismo y desde el principio tomó las riendas del partido, en vertical, con llegadas, como una temprana de Luismi Cruz.

El filial atacó con determinación al Linense, que aunque no había nada en juego quiso defender su honor, y eso era lo que le había prometido su técnico, Antonio Calderón, por respeto a los tres rivales que disputaban ese último puesto por el 1er. RFEF.

Y en esos llegó el 1-0. Fue producto de un ataque muy rápido y vertical por banda izquierda, donde Iván recibió de Isaac y devolvió el balón al espacio. El atacante, tras un gran demarraje, plantó algo taconeado ante la portería Nacho Miras, que rechazó su disparo de zurda con los pies. Pero Pedro Ortiz, que había acompañado el ataque por el centro, persiguió el rebote de cabeza a plato hasta meta vacía.

El gol despertó a Linense, que empezó a estirar las líneas, para decir que a pesar de que la mañana, ventosa, fresca y hasta lluviosa en la segunda parte, no era para lucirse.

El juego tomó ritmo y tensión. Y el Balona empezó a responder con triangulaciones y verticalidad, apoyándose en su delantero Iván Martín, y creando peligro por encima de la portería de Alfonso. Sobre el Estado Jesús Navas caminó la sombra de las últimas frustraciones …

Hubo intercambio de golpes: Adrián Peral en el barco pronto disparó rozando el poste; Alfonso despejó con dificultad un centro de Sergio Rodríguez … Una vez más, Adrián Peral, con una fuerte falta, probó suerte y despejó con el travesaño Nacho Miras …

Ya en la segunda parte, el filial volvió a salir con vigor, para presionar arriba y no dejarse llegar por el Balona. Pasó el tiempo del juego. Simo estuvo a punto de marcar el gol de la tranquilidad en el minuto 51. Y justo después de eso, el disparo de Alomerovic pegó en el larguero, algo taconeado y tras un buen ataque liderado por Chironi y Loren.

A partir del minuto 65 los nervios volvieron a aflorar por los nuevos ataques de los linenses, tras ese grave aviso. Y, en un continuo ataque de los blanquinegros, este domingo celeste, llegó la jugada de Juanlu. José Ángel interceptó un peligroso centro lateral con el cuerpo y el balón cayó al extremo. De la juventud a la juventud. Juanlu demarcó desde casi la cima del área con mucha fuerza bajo la lluvia, dejó un primer rival, luego otro, pisó el área y ya cayendo, buscó el centro. Nacho Miras salió a tapar y el balón entró mansamente en la portería.

Luego vinieron los goles de Nacho Quintana, que fue clave para tener un final tranquilo, y de Colibaly. La Balona ya no pudo evitar al Sevilla Atlético, con mejor promedio de objetivos Generalmente, la fase de promoción terminará primero. Y mucho menos que celebró con estilo el merecido logro en el campo, incluida la arenga final de Monchi. Un premio a la constancia y el buen hacer a lo largo de la temporada. La próxima campaña será uno de los 40 equipos, en dos grupos, que pelearán en la Primera RFEF, la nueva tercera categoría, más competitiva y con posibilidad de ascender a Segunda División A.

Ficha de datos

Sevilla Atlético: Alfonso; José Ángel (Valentino, 81 ‘), Lluís Aspar, Kibamba, Juan María; Isaac (Juanlu, 54 ‘), Adrián Peral, Pedro Ortiz, Simo (Nacho Quintana, 74’); Luismi Cruz (Carlos Álvarez, 74 ‘) e Iván Romero (Luis Vacas, 81’).

Balompédica Linense: Nacho Miras; Sergio Rodríguez (Loren, 46 ‘), Carrasco (Camacho, 75′), Mikel Fernández, Víctor Mena; Masllorens (Nacho Holgado, 46 ​​’), Nacho Huertas; Koroma, Chironi (Coulibaly, 75 ‘), Alomerovic (Luis Alcalde, 66’); e Iván Martín.

Metas. 1-0 Pedro Ortiz (8 ‘). 2-0 Juanlu (72 ‘). 3-0 Nacho Quintana (78 ‘). 3-1 Coulibaly (88 ‘).

Árbitro. Domínguez Cervantes (de Málaga). Amonestó a José Ángel, Masllorens, Alomerovic, Iván Martín. También amonestó a Sebastián Corona, asistente de Paco Gallardo.

Incidentes. Último partido de la fase de ascenso a Primera RFEF disputado en el Estadio Jesús Navas, ante 300 espectadores. El Sevilla abrió las puertas solo a familiares y jugadores de cantera.



Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba