El mayor desplazamiento de España: 85.000 aficionados en Madrid



El dato lo han facilitado las autoridades locales, según el recuento de la Policía Local de Madrid: 85.000 aficionados sevillistas, redondeando las cifras, eran los que llegaron a Madrid en esta jornada, en 2007, con motivo de la final de la Copa del Rey entre el conjunto blanquiazul y el Getafe. En el estadio Santiago Bernabéu hubo una gran mayoría del Sevilla. La mitad de las entradas para el rival, aproximadamente, cayeron en manos del Sevilla porque no se vendieron del lado azulón. Más de 20.000 sevillistas se quedaron fuera. Se cumplen 14 años de aquel hito en la historia de Sevilla.

La Policía Local de Madrid destacó el buen comportamiento de aquella masiva, festiva y familiar romería. Porque a Madrid viajaban familias enteras de hasta tres generaciones, desde abuelos hasta nietos. Muchos con la esperanza de cazar algún exceso de ingresos del reparto entre las federaciones o de los que superaran la cuota del Getafe. Otros sabiendo que no iban a poder entrar en ningún caso.



Había más aficionados sevillistas en Madrid de los que se permitía en el Santiago Bernabéu. Y todo para ver a un equipo lanzado, el de Juande Ramos, levantar la cuarta Copa de España en la historia del club. El rey Juan Carlos I se lo regaló a Javi Navarro, ante unos 60.000 sevillistas entusiastas.

Curiosamente, en el siglo anterior, en 1997, hubo un gran desplazamiento de la afición sevillana, en este caso bética, para la final de la Copa del Rey ante el Barcelona. Algunos medios lo sitúan en unos 80.000 aficionados. Tenía razón José Castro cuando dijo en RNE que no hay ciudad más futbolística que Sevilla. Pero lo que sucedió el 23 de junio de 2007, 20 años después, lo abrumó. Y así fue reconocido estadísticamente y por la prensa nacional. Era un equipo y una afición desbordante de euforia y alegría.

Fue una victoria muy dolorosa. Kanouté aprovechó un error de la defensa azulona para hacer un espectacular galope y poner el 1-0. Fue en el minuto 12, como en homenaje a su número y a esa afición que, en masa, llevó en vuelo a ese memorable equipo. Pero, antes, Palop había tenido que ponerse un guante prodigioso en un cara a cara con Güiza.

Ese Sevilla estaba exhausto. Había comenzado en agosto ganando la Supercopa de Europa ante el Barcelona en otra noche memorable y entre medias había ganado en los penaltis y en la prórroga la segunda UEFA al Espanyol, en Hampden Park, e incluso había luchado por el título de liga. Los minutos finales, con la expulsión de Kanouté en el 88, fueron de infarto.

El de Madrid fue el sexagésimo tercer partido oficial de ese equipo lanzado. La mente, la euforia y el tremendo empuje de los 85.000 sevillistas, dentro y fuera del estadio, pudieron con el lastre de las piernas. Kanouté hizo estallar el sevillismo, con las calles de Sevilla absolutamente vacías mientras Javi Navarro levantaba el cuarto título de este siglo. Todavía quedarían seis más por levantar …

Ficha de datos

Sevilla FC: Palop; Dani Alves, Javi Navarro, Escudé, Dragutinovic; Jesús Navas, Poulsen, Renato (Martí, 80), Puerta (Duda, 75); Luis Fabiano (Kerzhakov, 48) y Kanouté.

0. Getafe CF: Luis García; En contra (Pachón. 84), Belenguer, Pulido, Paredes; Mario Cotelo, Celestini, Casquero, Nacho (Vivar Dorado, 70); Manu (Maris, 79) y Güiza.

Objetivo: 1-0 (12 ‘) Kanouté aprovecha un error defensivo de Pulido y golpea raso a Luis García.

Árbitro: Rodríguez Santiago (castellano de León). Mostró cartulina amarilla a Renato (27 ‘), Duda (90’), del Sevilla, y a Paredes (40 ‘), Güiza (45’), Belenguer (50 ‘), Nacho (63’), Celestini (87 ‘) ), de Getafe. Expulsó a Kanouté (88 ‘) y Contra tras finalizar el partido.

Incidencias: 80.000 espectadores llenaron el estadio Santiago Bernabéu. El rey Juan Carlos presidió la final.



Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba