El legado humano de Escudero



El técnico que lo relegó a un rol secundario ante el empujón de compañeros que llegaron pisando fuerte en su puesto. El propio Reguilón y Acuña, poniéndolo como ejemplo. Futbolistas de distintas épocas y con distintos aciertos y tropiezos, desde Sarabia, en la concentración de España, hasta el descarriado Gnagnon; desde el debutante Papu Gómez, de la concentración de Argentina, a uno que parece ir como Koundé del de Francia. Otros que incluso interrumpieron, incluida una chaqueta de novia, una boda para enviar su cariñoso mensaje, como Sergi Gómez. Capitanes con los que ha compartido años de vestuario, como Jesús Navas, o de conocimiento mutuo muy reciente, como Rakitic … Veteranos de la vieja guardia como Coke o Iborra. Y pareja.

Sus compañeros se volvieron para despedirse de Escudero. Una treintena de profesionales sevillistas, entre ellos Pareja, desde el mismo escenario donde se movió como Monchi más que incluso el protagonista, despidieron este jueves 17 de junio lo que José Castro calificó de “un caballero”, “capitán” y “líder indiscutible de los últimos cinco años del Sevilla”. “Una referencia, una pieza importante de la historia de Sevilla “.



Sergio Escudero tenía una despedida con altos honores. Y estaba a esa gran altura. En su mensaje seco y contundente, el castellano desde el frío Valladolid, sin ningún doblez, yendo de frente incluso cuando se le preguntó por qué el entrenador le había marcado, momentos después de escuchar los elogios de Julen Lopetegui desde su retiro vacacional, para declaro sin dudarlo que Jorge Sampaoli.

Su discurso apenas se rompió. Su mirada, en cambio, irradiaba bondad, alegría, orgullo y una sonrisa cómplice que asomaba detrás de la máscara cuando escuchaba los mensajes de sus antiguos compañeros: 27 futbolistas nada menos y su último entrenador en un bonito vídeo constituido por el club para despedir a uno de sus capitanes, uno de los que honró el escudo con su fidelidad al grupo, a la gran familia del Sevilla, por circunstancias negativas o individuales.

Lopetegui Abrió el video y ellos continuaron Bono, David Soria, De Jong, Aleix Vidal, Gnagnon, Correa, Gudelj, Reguilón, Javi Díaz, Vaclík, Joan Jordán, Munir, Acuña, Óliver Torres, Sarabia, Sergi Gómez, Koundé, Diego Carlos, Franco Vázquez, Papu Gómez, Suso, Ocampos, Jesús Navas, Mercado, Iborra, Coke y Rakitic.

Algunos acudieron al guiño de la íntima amistad y la anécdota. Otros a su papel de líder y capitán. Todos se juntaron para destacar a la persona, el hombre detrás del futbolista que aportó, muchas veces desde un rol que no siempre tuvo la brillantez de los grandes goleadores o de las estrellas. de un equipo de élite, de un equipo de campeones y el hexacampeón de la Europa League, para tomar el camino correcto para que esos éxitos vengan de la forma en que el Sevilla sabe luchar por ellos.

De todos los discursos la de Nicolás Pareja impresionó, que precedió a Monchi y José Castro en el estrado. El argentino fue directamente a ese factor humano, a ese “legado indeleble” que el Sevilla no debe perder nunca para conservar esa personalidad única de la que tanto presumen.

“Gracias por la fidelidad, que es algo muy difícil de encontrar en este entorno”, dijo Pareja con la voz quebrada, “por ser comprometido, humilde, sacrificado, responsable y priorizar siempre al equipo sobre lo individual. Eres un ejemplo total de profesional, un jugador que siempre quiero en mi equipo y desearía que cada equipo tuviera once como tú. Jugadores como tú son los que hacen crecer sin límites a un club como el Sevilla ”, dijo el ex capitán argentino. Tu legado será indeleble. Como jugador del Sevilla y más como amigo, te deseo suerte allá donde vayas. Te amamos ”, concluyó.

Pero lo que Pareja expresó desde una perspectiva general de sus valores humanos Monchi especificó con hechos objetivos: El papel trascendental de Escudero durante los duros días del encierro. Por no hablar de su mediación para la negociación de la reducción salarial en la suspensión de la competencia, el director deportivo fue rotundo. Monchi lo destacó como el principal artífice del título de Colonia, a pesar de que en ese torneo ya no era titular.

“En un momento muy difícil, allá por abril de 2020, cuando todos estábamos sacudidos por esta maldita pandemia, muchos de los que tomamos decisiones en el club nos vimos con un pie cambiado y tuvimos que utilizar muchos recursos para hacer avanzar al club. Y Sergio, como capitán del equipo, nos ayudó, me ayudó personalmente a superar un momento difícil y se paró delante del coche para disparar, durante el encierro, los entrenamientos previos a la reanudación de la Liga y la estancia en Colonia ”, explicó.

Esa forma de meterse en el corazón “más como jugador del Sevilla que como profesional” es lo que deja Escudero como legado de plata. Con aún más peso que los 30 kilos de sus 176 partidos y sus dos trofeos, el de Basilea al Liverpool y el de Colonia al Inter. Casi nada…





Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba