50 porterías a cero en 106 partidos



El Sevilla de Julen Lopetegui es uno de los equipos más reconocidos del mundo y una de sus señas de identidad más destacadas es la solidez. Contra el Valencia, para reforzar esa marca de casa, alcanzó no solo el segundo marcador histórico del club en Liga, con 74, superando al de Jorge Sampaoli en la temporada 2016-17, sino que también alcanzó el quincuagésimo encuentro con gol a cero. cincuenta sábanas limpias, usando el término inglés para una hoja en blanco.

Lo hizo en el partido ante el Valencia, que fue el vigésimo cuarto sin encajar un gol esta temporada. A esos 24 partidos, de los 52 oficiales disputados esta temporada que acaba, hay que sumar los 26 de su primera temporada en el Sevilla. Porque en su primer año, recién llegado, Lopetegui logró imprimir ese sello desde el principio, con dos victorias en casa ante el Espanyol (0-2) y el Granada (0-1) que fueron como el presentimiento de un récord histórico.



Porque el Sevilla de Lopetegui tiene un total de 47,2% de sábanas limpias. Un auténtico escándalo estar compitiendo al más alto nivel, en la Europa League y la Champions League. Esos récords son los que te permitirán terminar al menos cuarto por segundo año consecutivo.

Esta temporada todavía puede igualar el 26 partidos en 54 árbitros de su primer curso. Ahora lleva 24 de 52. Para ello, tendría que dejar la portería a cero en el Villarreal y ante el Alavés en las dos últimas jornadas.

El Sevilla mantuvo la portería a cero en 17 partidos de Liga, siete en la Europa League y dos en la Copa del Rey en su primera temporada. Y en este segundo se necesitan 16 sábanas limpias en Liga, dos en Champions y seis en Copa del Rey.

El mejor tramo en este sentido fue el de invierno. Durante un mes muy duro, entre el 16 de enero y el 13 de febrero, Sevilla concatenó 7 victorias dejando la portería a cero, hasta el duro tropiezo ante el Borussia Dortmund (2-3) el 17 de febrero.

Allí se rompió una racha histórica que queda como el mejor ejemplo de sello basado en el posicionamiento en el campo, el dominio con el balón y la retirada intensiva cuando es necesario, con un núcleo duro del sistema defensivo con nombres y apellidos: Bono, Koundé, Diego Carlos y Fernando.



Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba