Nasri, entre elogios, desnuda a Sampaoli



Samir Nasri tuvo un paso efervescente para el Sevilla. Su llegada, tras arduas negociaciones con el Manchester City y el ex internacional francés de Monchi antes de su marcha a la Roma, supuso un soplo de aire fresco y energía. Pero luego su rol decayó, al mismo ritmo que lo hizo el equipo de Jorge Sampaoli, para quien su gran primera ronda, histórica, la mejor del club, fue suficiente para terminar cuarto. El futbolista, ahora en Anderlecht con problemas de disciplina, ha hablado de esa relación con el técnico argentino, revelando aspectos que lo dejan en un mal lugar.

“Tenía una amistad con Sampaoli. Era un amigo, no un entrenador”, comentó en una amplia entrevista para Walid Acherchour a través de YouTube, en el que repasa toda su carrera futbolística. “Con Juanma Lillo era una relación de padre e hijo. ¡Me dio escalofríos escuchar los discursos de Sampaoli en el camerino y que yo no entendía español!”, Asegura.



En ese Sevilla, Nasri tenía todas las rayas. Y eso envenenó el ambiente en el vestuario, sobre todo a raíz de la autoexpulsión del jugador en el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions, en Leicester. En el siguiente partido liguero le volvió a dar el título. Y el vestuario se rompió

Ahora, las palabras del descarriado futbolista francés, que en abril se desconectó de Anderlecht y se marchó a Dubai, avalan la tesis de esa relación que fracturó el vestuario. Sampaoli me quiso tanto que me dijo: ‘Ven a nuestro equipo, puedes beber, salir a una discoteca, haz lo que quieras y te cubriré frente al club. Solo te pido que seas bueno en el campo el fin de semana. De hecho, si quería ir a ver a mi familia en un fin de semana que no tuviera que jugar Sampaoli me decía que él se haría cargo del perro “, dijo, con poca, o mejor dicho, ninguna discreción sobre Nasri. parte.

También habló de otro asunto que le trajo mucha cola, su viaje a Estados Unidos para recibir tratamiento físico en una clínica especial. Fue acusado de dopaje y más tarde, después de regresar al Manchester City y posteriormente quedarse sin club, tuvo que cumplir una suspensión de 18 meses. “Lo que pasó en Los Ángeles arruinó mi temporada. Era una inyección de vitaminas, legal y tenía prescripción. La clínica me inyectó mucho más producto del esperado. Me destrozaron porque me iban a suspender por dos años. Lo hice. No quería jugar más después de eso. Incluso le dije a Sampaoli: ‘Déjame a un lado, es inútil, pero el entrenador siempre quiso que jugara. Estaba perdido, estaba nervioso y enojado con todo. No lo demostré pero en el fútbol de campo se acabó para mí. No quería jugar más al fútbol, ​​pensaba en ello todo el tiempo “.

El futbolista también recuerda la gran calidad de aquel Sevilla en el que jugó, el de la temporada 15-16. En concreto, disputó 30 partidos entre Liga y Champions y marcó tres goles, con tres asistencias. Pero anotó todos los goles antes de su época navideña en la clínica de Los Ángeles. Luego se desvaneció, y más aún después de la noche negra en Leicester. “Teníamos uno de los mejores equipos de Europa. Con Nzonzi, Vitolo, Jovetic, Sarabia, Ben Yedder, Adil Rami, Mariano … Durante 6 meses fuimos tan fuertes como el Barça y el Real Madrid”, quiso el ex internacional francés recuerda.



Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba