La promesa de Ocampos a Majo Barbeito antes de ganar la Europa League


Lucas Ocampos tiene una carrera meteórica. Salió temprano de su barrio para unirse a River Plate, luego dio el salto a Europa y ha jugado para equipos de la talla de Mónaco, Milán, Olympique de Marsella y, ahora, el Sevilla FC, donde se ha cuajado como uno de los mejores jugadores del equipo.

El de Quilmes tiene 26 años y ya ha pasado muchas etapas de una carrera en la que, por ahora, ni siquiera se ve la cumbre. “Ahora que estoy creciendo y madurando, reflexiono sobre muchas cosas. A veces empiezo a hablar de mi esposa y comento mis pensamientos, porque ella vivió todo este proceso conmigo. Todo va muy rápido. Desde el 14 o 15 que fui a River todo fue muy rápido. Un año de inferiores, Primero, venta, otro país, otro idioma, otra cultura, otro fútbol. Falta la familia, los amigos, la rutina de Argentina. Acabo de cumplir 18 años, un momento muy importante en la vida de cualquier adolescente, y viví una realidad totalmente diferente.. Con presión, un traspaso a otro equipo millonario. Fue difícil de asimilar, pero siempre me quedé como estoy. Tenía gente y la tengo, que siempre me hace ver la realidad de la vida ”, explicó este jueves en la televisión oficial del club.

A pesar de su juventud, Ocampos muestra una enorme madurez. “Vivo el dia a dia. No tengo grandes cosas que digo, ‘este es mi sueño’. Seguir estando a este nivel en un gran equipo, jugar en mi equipo que ya cumplí, en el que quiero quedarme y ganar algo. Sobre todo, seguir siendo quien soy, un buen padre, una buena persona, y disfrutar de esto, que es lo que más me gusta ”, comentó.

Monchi anotó el nombre de Ocampos en un partido Milán-Roma en el que jugó apenas 20 minutos, pero el futbolista nunca lo ha discutido con el director deportivo. “No lo he dicho, pero te escuché decirlo. No me gusta hablar de esas cosas. Recuerdo ese partido ”.

Ocampos, en el partido ante el Wolverhampton.
Ocampos, en el partido ante el Wolverhampton.

En otro orden de cosas, el argentino recordó el gol que le marcó al Wolverhampton en los cuartos de final de la Europa League, y también la conversación que tuvo con su esposa. los medios de comunicación Majo Barbeito, antes de viajar para jugar ese juego. “Muchas cosas me vienen a la mente de ese partido y ese gol. No empezamos bien, fallaron un penalti que salva Bono y el partido fue nuestro. Estuvieron bien y tenían mucho peligro, pensamos que jugamos bien, pero podían marcar. Antes de viajar, le dije a mi esposa ‘Me voy y el que gane sigue’. Le dije ‘voy a volver con la Copa’. Había muchas cosas en juego. Si perdiste volviste. Fue matar y morir. Tenía que marcar el gol e ir a la semifinal. Me vinieron muchas cosas de la Europa League que perdí en 2018, que estábamos muy cerca del Olympique. Tenía esa espinita y tenía muchas ganas ”.



Accede a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba